“Espera Quisqueyana”. (12) Este capítulo no pertenece al libro.

                    “ESPERA  QUISQUEYANA”

El próximo 30 de mayo se cumplen 50 años de un hecho histórico y trascendental para los dominicanos.  A escasos metros del mar Caribe, en una solitaria autopista en horas de la noche, iluminada solo por el sacrificio, un grupo de hombres deciden ponerle fin a la pesadilla de un pueblo.

En esa fecha publicaremos el penúltimo relato que corresponde a la dictadura trujillista, titulado, “ Expresiones Sinceras”.   Recoge los momentos de cuando se divulga por la radio el tiranicidio.   Luego, empezando el mes de Junio, el  útimo, titulado “El Altar”.

Este relato, “El Altar”,  constituye  una de las motivaciones para escribir el libro “La Fonda”.   Es en detalle varios de los sucesos ocurridos meses después del 30 de mayo del 1961.  En el hemos incluido las estrofas de una canción que se convirtió en un himno de esperanza en aquellos momentos, cuando Ramfis, el hijo mayor del tirano y sus acólitos no querían dejar el poder.  Las emisoras de radio de ese entonces, empezaron a difundirla en la voz de Rafael Colón.

Del tema Trujillo y su dictadura, se ha hablado mucho, se ha escrito bastante, pero no se ha divulgado lo suficiente sobre sus causas y  consecuencias.  En el libro “La Fonda” tratamos de responder sobre la nebulosa de lo oculto, lo que hasta ahora no se ha explicado y dejado en el olvido por disímiles razones de sus protagonistas, todavía con cuotas de poder  en aquellos momentos;  la de los políticos contemporàneos, queriendo heredar los residuos de la ignorancia con fines electorales: la verdad para que la generación actual y venideras,  puedan distinguir quienes fueron los cómplices por miedo o conveniencia, y bajen de sus altares a tantas figuras ignominiosas de la historia dominicana.

 

                                                         Luís María Frómeta (Billo) 
                                                 Noviembre 15 , 1915 / Mayo 5,  1988.                      

                                                          

                                              ESPERA  QUISQUEYANA

                                                                        No llores muchachita quisqueyana
                                                                           esconde tu dolor un poco más,
                                                                       que otra vez volverán a tu ventana
                                                                        las canciones de antaño a resonar.
 
                                                                          No sufras campesino de mi tierra
                                                                             oculta en el arado tu ansiedad,
                                                                       que algún día en el surco de tu siembra,
                                                                                una rosa de amor florecerà.
 
                                                                     Quizàs alguna vez también yo he de volver
                                                                        y pueda preguntar por el amigo aquel,
                                                                            y  el beso sacrosanto de mi  madre
                                                                            como una bendición pueda tener.
 
                                                                           No llores muchachita quisqueyana
                                                                                 esconde tu dolor un poco màs,
                                                                             y  veràs las campanas de tu iglesia
                                                                                   repicar anunciando libertad.

 

La siguiente exposición, corresponde al Sr. Yovani Barragan Zambrano:

 Con relación a “Espera Quisqueyana”, existe una grabación previa en 1959, por “Pio”  Leyva en Cuba, bajo el sello Circa.  En ese momento, el maestro Billo estaba exiliado en Cuba, porque la asociación de músicos del Distrito Federal y Estado Miranda, lo había vetado e imposibilitado de trabajar en Venezuela. La grabación se realizó con una orquesta que le prestaron a Billo, y según versión del guarachero Víctor Piñero, era la orquesta cubana de los Hermanos Castro y, a  la cual para efectos comerciales, le pusieron el nombre de Billo’s Caracas Boys.

En “Espera Quisqueyana”, la  letra, revela el sufrimiento de un pueblo oprimido, por una brutal dictadura y trata de brindar una palabra de aliento y esperanza a sus coterráneos cuando expresa: “No llores muchachita Quisqueyana/ Esconde tu dolor un poca más/ Que otra vez volverán a tu ventana/ Las canciones de antaño a resonar”. “No sufras campesino de mi tierra/ Oculta en el arado tu ansiedad/ Que algún día en el  surco de tu siembra/ Una rosa de amor florecerá”.

Esa “muchachita quisqueyana”, y ese “campesino de mi tierra”, es la representación de sus hermanos dominicanos, y “No llores” y “No sufras”, es una forma de expresarle al mundo, con descarnada crudeza, las penurias que estaba padeciendo su pueblo bajo el férreo y sanguinario dominio de un cruel asesino enquistado en el poder. 

“Espera Quisqueyana” es un canto fustigante.  Allí no se describen las bellezas naturales de un país.  Billo evoca el deseo de regresar a su tierra, cuando nos expresa en la letra: ”Quizás alguna vez, también yo he de volver/ Y pueda preguntar por el amigo aquél”.

El maestro Billo Frómeta llegó a Venezuela a los 22 años de edad, dejando en República Dominicana una esposa, una hija y toda su familia.  Rápidamente pasó a formar parte de la “lista negra” de enemigos del gobierno de su país, por oponerse y combatir la dictadura. Su madre (Olimpia Pereira) falleció estando exiliado en Cuba y sin poder asistir a sus exequias. Eso le causó una fuerte conmoción emocional, que revelaba en las letras de algunas de sus composiciones, como en la letra de este bolero cuando remata diciendo: “Y el beso sacrosanto de mi madre/ Como una bendición pueda tener”.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “Espera Quisqueyana”. (12) Este capítulo no pertenece al libro.

  1. adrian dijo:

    Donde puedo conseguir el libro… la fonda?

  2. Nazha dijo:

    Excelente esta canción deben ponerla con frecuencia en la radio nacional, para que las nuevas generaciones la conozcan e indaguen sobre el porque de la misma, hace falta que se escuche

  3. Porfirio dijo:

    Magnifico articulo. Billo Frometa es un símbolo de la música en Venezuela y muchos venezolanos no saben que era dominicano y ademas luchador antitrujillista. Esa canción sonó mucho cantada por Felipe Pirela, bolerista famoso en los años 60s, del Zulia Venezuela, ido a destiempo..
    Gracias por ese articulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s